VPNs y mas!!

domingo, 20 de agosto de 2017

Chiste corto: En el supermercado

Estaban 2 hombres corriendo en el supermercado y se tropiezan:

- uno le dice al otro: perdón es que estoy buscando a mi esposa,

- el otro dice, yo también, y como es la tuya, a ver si te ayudo?..

- Bueeeno, la mia es: alta, pelo liso y largo, tetas y culo operado,
piel bronceada, cara hermosa y lleva un vestidito corto blanco, que se
nota que no lleva ropa interior, y la tuya?

- Nooooaaa, la mia q se pierda!!!!, vamos a buscar la tuya !!!

viernes, 18 de agosto de 2017

Cuento Infantil: El Desierto

Cuento Infantil
El Desierto


Erase una vez una linda tarde de verano cuando un niño y un padre decidieron salir a pasear por las dunas del desierto. Caminaron tanto admirando el paisaje que repentinamente se perdieron en él; caminaron por muchas horas sin llegar a ningún sitio, solo veían arena a su alrededor.  El papá muy preocupado porque no tenían mucha agua para saciar la sed y ya eran pocos los alimentos que habían llevado a su excursión, decidió no tomar mas agua y dejársela a su hijo. Cada vez que el niño tenía sed, el papá le ofrecía de la botella de agua para que su hijo tomara, mientras veía con preocupación que cada vez a la botella estaba más vacía, quedando menos líquido.


 Al acabarse el agua en la botella algo increíble ocurrió, el niño le confesó a su papá un secreto...le dijo que él era un gran mago y que en su mochila tenía semillas mágicas, que al sembrarlas un gran árbol con frutos jugosos crecería en pocos minutos.





 El papá, sin nada que perder pero con la idea de demostrarle su confianza a su hijo, decidió seguirle la corriente al niño y plantaron las semillas en la arena.  Mágicamente y con gran asombro vieron como las semillas sembradas hicieron su trabajo y una gran palmera llena de cocos creció frente a sus ojos. Emocionados por tal milagro, el papá y el niño movieron fuertemente el tronco de aquella palmera y cayeron los frutos. Finalmente tomaron una refrescante y sabrosa agua de coco, saciando su sed de esta manera, para posteriormente regresar contentos y felices a su casa, con la emoción de haber tenido una linda y mágica tarde de paseo.



Por: Angel Acosta Ardila